Autoritarismo populista é isto

Como un “traidor” e “ingrato” han calificado diputados y senadores al ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, por su desplante al mandatario Felipe Calderón al referirse al dirigente opositor de izquierda Andrés López Obrador, incidente recogido por la prensa mexicana con frases críticas como la publicada por El Universal: “Dejó el país medio con la cola entre las patas y sin más gestos”.

Durante un encuentro el miércoles con simpatizantes de izquierda, Mel dijo que “en estos países es mejor sentirse Presidente que serlo.

Y eso se lo digo a López Obrador que está escuchando”. Estas palabras irritaron al gobierno de Calderón, quien lo había recibido con honores de jefe de Estado, mientras los simpatizantes de Obrador cambiaron los abucheos por vivas.

Diputados y senadores repudiaron la actitud del ex mandatario, que calificaron de “ingrata y traicionera”, señalando que “el chavista mordió la mano a quien le tendió un pan”.

El incidente reabrió la vieja herida de las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006, en que Calderón fue dado por vencedor por apenas 0.56% de los votos, en un escrutinio que López Obrador denunció como fraudulento.

A frase de Zelaya diz tudo. Voltemos à nossa programação normal…

Anúncios

Não ao pagamento da dívida externa

Não resisto a quase copiar o título do post do Coronel. Um dos governantes é este protótipo de monarca, cuja forma de governar não consiste apenas de intimidações à oposição, mas também aos próprios aliados. Em qualquer aula de Ciência Política séria, este sujeito teria os qualificativos que merece. Mas, claro, no Brasil selvagem, há poucos cientistas sérios (o que me leva a parafrasear o presidente de certo órgão científico e perguntar: “por que tantas bolsas a doutorandos de Ciência Política?).

Tristes trópicos, não?